Inmenso

Personaje, hombre de poder, marca registrada, y humano. Todo a la vez.


Tan imperfecto e inocente que cayó en la trampa. Y sigue poderoso. Lo hemos consumido últimamente como nunca antes. Su nombre está casi en boca de todos (pero no de todos). Lo juzgamos. Le atizamos. 


Despotricó. Habló con total sutileza de «ir a por» cierto periodista. De acabar con un programa, y de poner a alguien en un puesto conveniente. ¡Qué miedo! Muchos esperan su debacle, pero sigue ahí. Para otros, su envergadura le prohibía mostrar su lado oscuro. Quizá sucede que, para la mayoría, la fuerza de ciertos personajes del mundo los hace infalibles, pero no lo son. Su puesto les obliga a, pero la realidad es que los hace muy vulnerables. Y así fallan, como todos, es cierto. Parecería destruído, pero extrañamente sigue demostrando poder. El mutis que hasta ahora muchos de los señalados han practicado ya es notorio. Otros prefirieron dar carpetazo, no entrar en polémica. «Fue hace muchos años». Quizá tienen más clase, o quizá no los han grabado; quizá experimentan temor a pesar de ser figuras o galácticos.

¿Qué tan poderoso es realmente Florentino Pérez?

Mientras las bocas de los ofendidos permanezcan ajenas, la respuesta es: inmenso.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *